lunes, 30 de diciembre de 2013

Colombia, Ecuador y Perú, lo mejor del viaje fue la gente que conocí!!! 3ra Parte

Nos levantaríamos muy a las 6:00 AM esperando que el agua del baño al fin estuviera caliente, pero no hubo como, el frió era brutal y la cama estaba tan caliente que no queríamos sentir nuevamente el frió que sufrimos la noche anterior después de las mas de 2 horas de lluvia, así que ni Alejo ni yo nos bañamos ese día... aunque no sirvió de nada, igual debíamos ponernos la misma ropa mojada pues tanto el pantalón, la chaqueta y las botas no se secaron por tanto frió nocturno, así que la única opción era armarnos de valor y emprender el viaje buscando bajar y sentir menos frió.


Salimos del hotel y buscamos la salida a la Pallatanga, nos habían dicho que ya era bajando pero oh sorpresa nos llevamos cuando el GPS vuelve y emprende la subida cual escarabajo llegando a los 3851 metros sobre el nivel del mar, y se abre ante nosotros el mas majestuoso de los nevados antes visto, nada menos que el Chimborazo aparecía para hacernos olvidar del frió y recordar por que habíamos realizado el viaje y este espectáculo de la naturaleza si que hacia que todo el frió de la noche anterior valiera la pena.




Por fin empezaríamos a bajar y realmente decir bajar es poco pues pasamos de los 3851 metros a poco menos de 1000 en menos de una hora llegando a la Pallatanga donde ya el calor empezaba a ser una contaste que nos acompañaría casi por el resto del viaje, paramos a desayunar y aprovecharíamos el calor para medio secar la ropa mojada de la noche anterior y continuaríamos nuestro viaje pues la meta del día era Mancora.



Poco después del desayuno seguiríamos bajando hasta La Troncal, un pueblito en donde si volteas a la derecha sales a Guayaquil y hacia la izquierda la frontera con el Perú, desde ahí ya se esta casi a nivel del mar, el calor es agobiante y las plantaciones de banano son una constante hasta llegar a Perú.


Cabe mencionar que el famoso documento por el que nos demoraron mas de 3 horas en Rumichaca y que es el de la Importacion temporal de la moto se debe entregar en la aduana ecuatoriana que queda mucho antes de la frontera, casi 20 kilometros antes del puente internacional, asi que ahí paramos a hacer el tramite, el cual te dan la opcion de no hacerlo si vas a ir solo a Perú y regresas antes que se venza el de Ecuador, me hago entender... si vas a ir a Perú y piensas demorarte menos de los 3 meses que tienes de vigencia del de Ecuador te dicen que no entregues el papel... lo unico malo de eso es que si por cualquier cosa te demoras ese tiempo en Perú te cobran la multa estipulada por no entregar el permiso, asi que preferimos entregarlo y nuevamenete hacer el tramite de regreso.



Yo con eso arrancamos en busca de la frontera, y oh frontera tienen ellos, no como la nuestra donde un puentecito hace las veces y donde es mas la gente oportunista que hay; no, la de ellos es muy grande, tanto así que tienen 2 edificaciones casi iguales,una antes del puente en el lado ecuatoriano que es para atender los visitantes que llegan de Perú y la otra en Perú para atender los visitantes que les llega desde Ecuador, así pues pasaríamos el puente y al llegar a la la zona de migración haríamos tanto la salida de Ecuador como la entrada a Perú en la misma oficina, acto seguido realizaríamos la importación temporal de la moto, un poco demorada por que el encargado poco o nada sabe de computadores y se demora eternidades metiendo los datos del piloto y la moto y luego compraríamos el SOAT peruano, indispensable por que al pasar la frontera hay un paso de aduana obligado donde te lo piden.


Existe un increíble contraste entre Ecuador y Perú, ecuador es muy verde mientras que Perú desde el mismo momento que pasas el puente internacional lo vez árido, solo llegando a Tumbes empiezas a ver plantaciones de solla que hacen que el paisaje cambie un poco, después de Tumbes si empieza la arides y es que si piensan que el desierto de la Tatacoa es árido, comparando con la arides del Perú es un oasis, ya entrada la tarde pasaríamos por Zorritos y playa Acapulco pero queríamos seguir hasta Mancora, llegando a eso de las 6:30 de la tarde y acá nuevamente menciono el resumen del viaje y es que conocimos a Martin, un lugareño lleno de ganas de ayudarnos y que se ofreció a llevarnos a cuantos hoteles quisiéramos hasta encontrar el ideal para pasar la noche, luego nos llevaría a comer las delicias culinarias propias del Perú.

 

Pasaríamos un rato muy agradable con él y luego a descansar, pues queríamos recuperarnos de la noche anterior que a dura fue.


Continuará...




martes, 10 de diciembre de 2013

Colombia, Ecuador y Perú, lo mejor del viaje fue la gente que conocí!!! Segunda Parte

La dormida en Ibarra fue placentera, acomodación sencilla, una cama pequeña con baño privado pero mas que suficiente para descansar y lo logramos, iniciamos el día temprano pero no tanto para poder dormir mejor, salimos tipo 7 de la mañana acompañados de un sol espectacular y de un cielo despejado, solo una pequeña nueve adornaba uno de los dos volcanes que custodian la ciudad.



Ahí empezarían las maravillosas carreteras ecuatorianas, digo empezarían pues si bien los primeros 120 kilómetros las carreteras son buenas a partir de Ibarra se ponen mejores, vías de doble y triple carril hasta Quito, solo con un tramo en carril sencillo por que la principal estaba congestionada por una peregrinación... pero afortunadamente fuimos por esa vía ya que pudimos observar al Aconcagua y al Cotopaxi despejados...



La llegada a Quito algo caótica, como toda capital y esto por que están haciendo muchos arreglos en las vías para dejarlas igual de buenas a sus carreteras nacionales; llegaríamos preguntando por el monumento a la mitad del mundo y gentilmente todos querían ayudarnos, incluso un señor en una camioneta nos dijo que lo siguiéramos que el nos llevaba.


Llegamos y seguido entramos y tomamos unas fotos sin nuestras motos, pero gracias a Juan Manuel Gil, quien ya había estado allí, nos recomendó que fuéramos a la administración para que nos permitieran el ingreso de ellas y así poder tomar una de las fotos mas importantes del viaje, ya con el permiso procedimos y generamos mucho revuelo pues todo el mundo quería tomarse foto con nosotros y nuestras motos.



Al salir de allí, almorzaríamos cerca y probaríamos Cuy... el cual no fue de nuestro agrado ya que personalmente fue sobre asado y eso hacia que estuviera duro, luego de postre un helado de paila y seguir a conocer el centro histórico de Quito, el cual es muy bonito pero como desafortunadamente fuimos un domingo las vías estaban repletas y la entrada al Palacio de Carondelet fue por mas imposible.


La salida de Quito igual de caótica a la entrada, pero ya al coger la carretera nacional nuevamente se aprecian esas vías que envidiamos los colombianos, y empezamos a subir, y suba llegando a poco mas de 3600 metros sobre el nivel del mar, empezando a sentir que las motos se quedaban sin fuerza por lo que decidí tomarle la foto al GPS pues nunca había andado tan alto en moto, o al menos nunca lo había registrado con fotografía, pare, parquie la moto y cuando estaba tomando la foto o sorpresa cuando vemos que a nuestro costado izquierdo se alzaba imponente el Cotopaxi, parcialmente nublado por lo que no lo habíamos visto, que sensación tan genial tenes ese monumento de la naturaleza a escasos kilómetros, ahí no había frío que sufriéramos, una maravilla como esa hacia que lo demás no importara.


Seguiríamos hasta un poco antes de llegar a Riobamaba en donde empezó a llover, ya habíamos bajado algo pero aun seguíamos a 3200 metros, paramos en un peaje pensando que la lluvia seria pasajera pero al esperar media hora y ver que ya empezaba a oscurecer decidimos seguir, pensando que a medida que recorriéramos la carretera empezaríamos a bajar y dejaríamos la lluvia atrás, pero no paso lo uno ni lo otro, llegamos a Riobamba y la lluvia empezó a arreciar, palabra muy usada últimamente y el GPS no marcaba la bajada... oscilaba entre los 3000 y 3300 metros, y decidimos seguir buscando un hotel donde resguardarnos pero no encontrábamos nada.

Seguimos y pasamos el lago de Colta buscando Pallatanga pero por una mala información no volteamos donde debimos y seguimos hasta un pueblo llamado Guamote en donde nos dijeron que esa vía era para ir a Cuenca que estaba mucho mas alto y por ende mas frió por lo que decidimos devolvernos hasta Colta y buscar un hotel, así fue, muy acogedor con wifi y descubriríamos que por el frío tan H"#$$%ta el agua caliente llegaba fría a la habitación... después de la mojada no era una opción bañarse con agua fría...



Continuará....

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Colombia, Ecuador y Perú, lo mejor del viaje fue la gente que conocí!!! Primera parte

Se llego el día y partimos muy temprano, pues debíamos hacer el recorrido mas largo del viaje, 820 kilómetros nos separaban de Pasto, nos encontramos en el sitio previsto y que grata sorpresa fue ver que Ruben nos acompañaría hasta el alto de minas a desayunar y a desearnos un muy buen viaje.



Fue así como durante todo el día recorrimos las carreteras de Antioquia, Caldas, Risaralda, Valle del Cauca, Cauca y Nariño, conociendo nuevos lugares pues nunca había viajado tan al sur de mi país, solo conocía hasta Cali, así que a partir de ahí realmente se iniciaba lo desconocido del viaje y todo lo que encontráramos seria totalmente nuevo.



Las carreteras en general en Colombia son buenas, tal vez el alto de Rosas y un poco después del Bordo hasta antes de Pasto requieren que se continúe haciendo el mantenimiento que se nota están desarrollando.

Entrada la noche llegamos a Pasto y fue cuando el resumen del viaje empezó a tomar sentido "Lo mejor del viaje fue la gente que conocí" es lo que alegremente digo cuando me preguntan que fue lo mejor, y si, fue la gente, empezando Por Alvaro Andres Burbano, un pastuso de pura sepa jejeje si es que así se le puede decir, que brilló por su formalidad, por sus ganas de querer ayudar a un par de tipos que ni conocía pero que estaban realizando un sueño por el que Alvaro vive, viajar en motocicleta, allá nos estaba esperando y a parte de presentarnos a su familia se tomo el tiempo para llevarnos y acomodarnos en un hotel, al día siguiente nos ayudaría a solucionar un pequeño problema con la moto de alejo y luego nos acompañaría en la ruta hasta la salida de Pasto, no sin antes mencionar que olvido una reunión de trabajo muy importante pero prefirió acompañarnos y desearnos muchos éxitos en nuestro viaje.



Ese día haríamos la frontera en Rumichaca, muy fácil la salida de Colombia y el sello de ingreso a Ecuador, la realmente demorada fue la Importación Temporal de las motos, pues nos demoraron cerca de 3 horas y aun no sabemos el motivo... parecían ganas de joder, de ahí continuaríamos el viaje y el punto fue Tulcan, en donde conocimos su famosos Cementerio, adornado de hermosos arboles cortados con diferentes formas, para mi fue bastante contradictorio que una ciudad tenga como lugar turístico su cementerio... pero así fue, este día llegaríamos hasta Ibarra, en donde nos hospedaríamos en el Fogón Paisa, así o mas familiar el nombre??



NOTA ACLARATORIA: El tema de la Importación Temporal de la moto es muy fácil, se debe tener los documentos originales de la moto, el sello de ingreso a Ecuador en el pasaporte y comprar el SOAT ecuatoriano que por un mes vale 5 dolares, ahí esperar que te hagan una carta donde firmas diciendo que estas dispuesto a pagar un porcentaje del valor de la moto en caso que no devuelvas el papel o que te demores mas de los 90 días que esta vigente la importación, ese papel se entrega a la salida de Ecuador y listo...